África, Dinamismo y vitalidad, Grandes Viajes, Lunas de miel, Pasión por la naturaleza, Safaris, Sudáfrica

Sudáfrica: todo lo que esperas de África en un solo destino

Donde acaba el mundo y empieza una aventura. Sudáfrica, un destino con tanto contenido que se ha convertido en uno de los viajes a medida predilectos para todos aquellos que buscan cultura, naturaleza y descanso.

Un destino de lujo en un país donde coexisten distintos tipos de ecosistemas naturales, donde su difícil historia todavía pervive entre la sociedad y donde puedes vivir una experiencia única disfrutando de todo aquello que ofrece África en un solo destino.

La Nación del Arcoíris, un país distinto a todo lo que podemos asociar cuando mencionamos África, pero que tiene todos sus ingredientes. Allí donde colisionan los dos océanos que la rodean en un escenario natural y único que se extiende por todo su territorio.

 

Donde empieza la verdadera aventura

El mejor de los 400 parques naturales con los que cuenta toda África. El Parque de Kruger. Hogar de toda la fauna autóctona africana que se extiende en 20.000 kilómetros cuadrados y que ofrece el safari perfecto para aquellos que busquen descubrir la vida salvaje africana.

Un parque que cuenta con áreas públicas y concesiones privadas que ofrecen las experiencias más exclusivas para sus visitantes. Alojamientos que, además, garantizan la preservación de un ecosistema único que alberga elefantes, leones, jirafas, cebras y decenas de especies a escasos pasos de tu cama.

La experiencia safari se determina en un factor primordial: poder contemplar la vida salvaje en su máxima expresión. Desde Bestours Viajes queremos ir más allá. Contemplar y convivir con la naturaleza para hacer de un safari común una experiencia indescriptible. Una sensación única que puedes descubrir en Singita Lebombo Lodge. Un hotel gran lujo que cuenta con más de 100 años de historia en un entorno privilegiado y que desde entonces se ha convertido en pionero por preservar el ecosistema de la zona mientras ofrece una experiencia extraordinaria para que despiertes tus sentidos rodeado de naturaleza.

 

La ciudad que relata una dura historia

Se han hecho infinidad de películas sobre la cruel historia de Sudáfrica, escrito miles de libros sobre las desigualdades entre etnias, pero si quieres entender cómo se concibe un país y la carga cultural que conlleva todo ello, Ciudad del Cabo es visita obligatoria. 

Una ciudad cosmopolita y muy europea, la “Manhattan de África” para muchos y que, simultáneamente, transmite la desigualdad de un país que fue colonizado y posteriormente vivió el Apartheid. Su aspecto elegante contrasta con las barriadas a las afueras del valle en el que descansa la ciudad, pero su mayor atractivo es su naturaleza. Si el safari te conmueve, la vida marina en Sudáfrica es otro de los argumentos para detenerse en Capetown.

Tiburones blancos, ballenas, pingüinos y leones marinos convierten Sudáfrica en un destino exótico al que se suman sus playas y sus paisajes como Lion´s Head al suroeste y Signal Hill al oeste, los acantilados que dan cobijo a la ciudad frente al océano Atlántico.

 

Table Mountain es la visita obligatoria y símbolo de la ciudad. Un lugar único que puedes experimentar en uno de los mejores hoteles de la zona. One&Only Cape Town. Un complejo de lujo ubicado entre los acantilados de Devil’s Peak y Lion’s Head donde podrás empaparte desde tu habitación de la inmensidad que arroja el océano desde tu ventana.

La cultura del vino (del buen vino) esta profundamente enraizada en Ciudad del Cabo. Y es que Sudáfrica es el noveno productor de vinos del mundo y la Península del Cabo es la zona vinícola por excelencia. Stellenbosch, a 40 minutos de Ciudad del Cabo, se considera la capital del vino del país y el rincón perfecto para comenzar la inmersión enológica.

Más de cien bodegas salpican el espectacular paisaje de viñedos. Las hay para todos los gustos, de diseño minimalista como la de Tokaji , más tradicionales como Thelema pero con una decoración igualmente impecable, o con vistas panorámicas como la de Boschendal donde sería posible quedarse toda la tarde frente a la chimenea degustando vinos y más vinos.

Patrimonio Mundial

Es de lo más esperado del viaje y no le faltan motivos. Las Cataratas Victoria. Situadas en la frontera entre Zambia y Zimbabue, al norte del país, son patrimonio mundial de la UNESCO.

Es el gran salto africano. Su nombre se debe a la reina de Inglaterra –bautizadas así por su descubridor occidental David Livingstone– pero los nativos tienen un nombre que describe mejor su esencia: Mosi – oa – tunya, que traducido significa “humo que truena”.

Un humo provocado por el caer del agua hacia un abismo de 892 metros que no deja ver su final. Un lugar mágico donde el estruendo de la naturaleza resulta cautivador. Seiscientos cincuenta millones de litros de agua que se desploman provenientes del río Zambeze que caen hacia la nada justo en el punto de mayor anchura del río. No es la cascada más ancha ni la más alta del mundo, pero es sin duda la más impresionante. Un absoluto regalo de la naturaleza que puede escucharse a más de un kilómetro de distancia.

Una experiencia única que además puedes hacer inolvidable. De entre las distintas opciones que desde Bestours Viajes recomendamos para tu viaje a medida, ésta es la más excitante de todas. Bañarse en la piscina donde muere el río y nacen las cataratas. Lo que es más conocido como la Piscina del Diablo.

Una piscina excavada al borde de uno de los pliegues del acantilado en la que puedes sentirte parte de la inmensidad de la naturaleza a escasos centímetros de donde millones de litros de agua por minuto caen a un vacío de 103 metros de altura.

Adrenalina en estado puro que recomendamos completar con una estancia en andBeyond Stanley and Livingstone Boutique Hotel. Con tan solo 16 suites disponibles, el escenario es inmejorable. Jardines tropicales que se unen con la paz que brinda el atardecer africano para calmar una experiencia previa vibrante.

 

 

    Rellena el formulario para recibir más información sin compromiso