Un viaje legendario en Transiberiano

Autor Bestours

Que nos encanta viajar en busca de nuevas experiencias no es ningún secreto. Que preferimos vivir los viajes de una manera diferente y exclusiva tampoco. ¿Pero sabías que nos encanta recorrer el mundo a bordo de un tren contemplando durante el trayecto los hermosos paisajes que se van sucediendo? ¿Lo has vivido alguna vez?

En un artículo anterior ya te comentamos que Viajar en tren es un lujo con Belmond, pero hoy  te presentamos un viaje legendario y único en el mítico Transiberiano, recorriendo Rusia o incluso viajando de Rusia a China, siendo éste último el más conocido. 

¡Embárcate en esta gran aventura transiberiana con nosotros!

Transiberiano Exprés Luces del Norte

Un viaje de 10 días y 3.000 km de trayecto ferroviario conectando impresionantes metrópolis como Moscú, Kirovsk, Murmansk y San Petersburgo. Subidos en el gran Exprés Luces del Norte, podremos ir a la caza de la Aurora Boreal y de expedición a las ciudades más al norte de Rusia.

Empezaremos conociendo el “corazón de Rusia” con sus impresionantes catedrales ortodoxas y el Kremlin. Atravesaremos la famosa Plaza Roja Moscú, visitaremos el Teatro Bolshoi, el Edificio del Parlamento (la Duma), la Catedral del Cristo Salvador la Calle Arbat, la Colina de los Pardales y la imponente Universidad de Lomonosov, una de las 7 Torres de Stalin.

rusia

Embarcados en el Exprés Luces del Norte, daremos inicio a nuestra jornada de 2.000 km con destino al Círculo Polar Ártico. La primera parada será Kirovsk, una peculiar ciudad en la que visitaremos una villa de hielo única construida en forma de Iglú con bloques de hielo. También conoceremos en primera persona a un pueblo sami, sus costumbres y tradiciones. Podremos vivir la inolvidable experiencia de dar un paseo en trineos tirados por renos y por la noche saldremos montados en motos de nieve en busca de las tan esperadas Auroras Boreales. La siguiente parada será Murmansk, conoceremos la ciudad y cuando oscurezca, expertos locales nos llevarán a los lugares donde existen las mayores posibilidades de captar las Luces del Norte.

Y por último, llegaremos a San Petersburgo, la “ventana de Rusia a Europa” en el Mar Báltico. Una ciudad de película donde visitar el museo del Hermitage incluyendo el Palacio de Invierno, antigua residencia de los zares. También visitaremos la Catedral de San Isaac y la Catedral del Salvador de la Sangre derramada, la Fortaleza de San Pedro y San Pablo y la Nesvky Prospect.

Gran Exprés Transiberiano

Un apoteósico viaje único en la historia. 16 días en el Gran Exprés Transiberiano desde Moscú hasta Pekín, pasando por el Lago Baikal y Mongolia. 8.000 kilómetros de crucero ferroviario transcontinental entre Asia y Europa. Dos semanas en el tren más mítico del planeta, para sentirse un auténtico viajero, como los de antes, como los de siempre.

mapa-transiberiano-gran-expres

A bordo de este exclusivo tren saldremos desde Moscú donde podremos visitar la magnífica Plaza Roja, el Kremlin y otros lugares de interés. Moscú se ha convertido en una ciudad vibrante, llena de vida comparable a París o Roma. A bordo del tren de nuevo, nos dirigiremos hacia la siguiente parada, pero de camino pasaremos por bosques, lagos y pequeñas civilizaciones.

Una vez llegados a Ekaterinburgo, la capital de los Urales, visitaremos la “Catedral sobre la Sangre “y la Ganina Yama, una acumulación de pequeños templos de madera que fueron construidos en los años 90 para honorar la última familia del zar de la dinastía Romanov que fueron enterrados en Ganina Yama, es hoy en día un lugar sagrado para los rusos.

Seguiremos a bordo atravesando las llanuras de Siberia Occidental hasta llegar a Novosibirsk, donde contemplaremos con fascinación la arquitectura de las iglesias ortodoxas que han sobrevivido a la época soviética. Visitaremos el Teatro de Ópera más grande de Rusia situado en el centro de la ciudad, en la plaza Lenin y haremos una excursión hasta la Taiga, el “verdadero bosque siberiano”. También haremos un hermoso crucero por el río Ob que nos permitirá  disfrutar de una vista impresionante de la ciudad y del puente ferroviario que atraviesa el río.

ortodoxa

Siguiente parada, Krasnoyarsk. Ciudad situada a orillas del río Yenisey, constituye el sistema fluvial más importante que desemboca en el Océano Glacial Ártico. Subiremos a sus miradores y contemplaremos las hermosas vistas a la ciudad. En Irkutsk, el París de Siberia, visitaremos la ciudad antigua con sus vastos barrios. Para culminar la visita, disfrutaremos de un concierto clásico privado en un palacete de ambiente histórico.

Uno de los puntos más impresionantes del viaje será el Lago Baikal, la mayor reserva de agua dulce y el lago más profundo del mundo, donde disfrutaremos de un delicioso picnic y un baño relajante. También visitaremos la aldea de Listvyanka  y haremos un crucero por el lago hacia la aldea del puerto Baikal donde el tren nos esperará para llevarnos a Ulán  Udé, capital de la llamada “República Autónoma de Buriatia” de la Federación Rusa. Los Buryatas son un grupo étnico próximo a los mongoles y su tierra constituye una mezcla de culturas impresionante. La ciudad todavía tiene extensas áreas con casas de madera típicas de Siberia en los pueblos más antiguos de Rusia, los “Viejos Creyentes”, que siguen viviendo como sus antepasados de siglos atrás. En nuestra visita, disfrutaremos de un inolvidable almuerzo en una residencia local.

baikal

La siguiente parada será Ulán Bator, capital de Mongolia, y visitaremos el famoso Monasterio de Ghandan, la plaza central de Sukhebaatar, el Museo de Bogd Kan, así como el monumento de Zaisan que está en un mirador que se eleva sobre la ciudad. Además, también conoceremos el Parque Nacional de Terelj, famoso por su naturaleza.

mongolia

Y la última parada será Pekín. A este increíble destino podremos llegar de dos maneras. O seguir con la aventura en tren o volar de Ulán Bator a Pekín para los más impacientes.

Una vez en Pekín, nos asombraremos con el Templo del cielo, el Palacio Imperial,  la plaza de Tian An Men, la Gran Muralla, considerada la “8ª maravilla del mundo”, el Palacio de Verano y por la noche disfrutaremos de una cena en uno de los más antiguos y típicos restaurantes chinos que hace el famoso Pato Lacado de Beijing.

pekín

El Transiberiano evoca el romanticismo de los viajes, esa época pasada en la que embarcarse en un viaje de este tipo estaba reservado tan solo para los viajeros más intrépidos.

 

Compartir
X

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies , pinche el enlace para mayor información.