América del Norte, Dinamismo y vitalidad, Estados Unidos, Grandes Viajes, Pasión por la naturaleza, Viajes en familia

El Salvaje Oeste, más allá del Gran Cañón

Estados Unidos. Más de 4.000 kilómetros de longitud de costa a costa donde ciudades como Nueva York, Los Ángeles o San Francisco se han convertido en los mayores atractivos para muchos viajeros cuando mencionamos este destino.

Rascacielos, luces, ocio y un ritmo frenético, fomentados por Hollywood, monopolizan todos los focos de un destino que esconde una cara desconocida para muchos. Un viaje asombroso camuflado en la inmensidad de norteamérica.

Para aquellos en busca de un viaje a medida en el que reine la naturaleza, Estados Unidos también tiene reservado para vosotros una travesía que poco tiene que envidiar a los parques naturales de su vecina Canadá.

 

Donde no llegan los ojos

1.600 metros de profundidad imposibles de alcanzar con la vista. Más conocido como el Gran Cañon. Un lugar único en la Tierra donde podéis ser testigos del paso del tiempo. 2.000 millones de años en los que el río que da nombre al lugar, el río Colorado, redujo lentamente las capas de sedimentos mientras la meseta se elevaba.

Un trabajo fruto del paso del tiempo que ahora se ha convertido en un parque de parada obligatoria dividido en cuatro zonas; La Isla en el Cielo, las Agujas, el Laberinto y los ríos. Todos bajo una atmósfera desértica propia de Arizona. Una imagen imborrable.

Una ruta mítica

Una travesía única en el mundo –originalmente atravesaba siete estados– que ha conseguido mantener su esencia. Es la ruta predilecta para vivir la aventura del lejano oeste. Se trata de la ruta 66, tan mítica como real.

Tardó 12 años en ser asfaltada completamente y fue el camino que tomaron miles de inmigrantes en busca de una mejor vida en California. Una ruta que todavía recrea a la perfección los años 50.  El country side más puro de Estados Unidos; moteles solitarios,gasolineras destartaladas y cafés con neones te transportarán más de medio siglo atrás, mientras visitas los prodigios de la naturaleza en la inmensidad del desierto.

Hoy sigue siendo la ruta que nos abre las puertas del oeste americano para una vez allí, de Sur a Norte, descubrir su interior más salvaje, de Grand Canyon hasta Yellowstone.

La magia del paso del tiempo

Desde Bestours Viajes, queremos que vuestra ruta por el lejano oeste sea la más auténtica. Atrás queda la majestuosidad del Gran Cañon para dar paso a dos parques en los que podréis contemplar la variedad de un país que se asemeja a un continente.

Zion & Bryce Canyon, en el estado de Utah, son el perfecto ejemplo de las maravillas que es capaz de crear la naturaleza. Una infinidad de acantilados esculpidos por la nieve y el hielo durante siglos. Preparad un buen calzado porque las rutas que ofrece requieren de energía y preparación. Bryce Canyon os espera, aunque no es precisamente un cañón lo que allí se halla, sino un anfiteatro natural formado por la erosión que os dejará boquiabiertos.

Su parque vecino, Zion es un parque de arenas rojizas y atardeceres de colores infernales que contrastan con la siguiente parada, no sin antes detenerse en una de las mayores reliquias naturales del planeta.

Imperdible

En vuestro ascenso hacia el norte, se encuentra una de las mayores obras de la madre naturaleza.  Antelope Canyon en la reserva de los indios Najavo. Dos cañones, el upper y el lower de obligada parada si no queréis arrepentiros para siempre.

Un lugar esculpido para vivir una de las mejores experiencias que recordaréis jamás en el que la adrenalina y la maravilla se funden en paredes de 40 metros de altura. Un lugar  donde los rayos de luz juegan a encontraros entre las grietas. Una visita que solo puede hacerse con un guía navajo dada la peligrosidad del lugar en caso de una lluvia relámpago.

Más al Este, el desierto se abre literalmente en dos. Bajo nuestros pies, en forma del sinfín de infinitos meandros que han dibujado las aguas del río verde (Green) y Colorado hasta ser solo uno en el corazón de Canyonlands y frente a nuestros ojos, en forma de ventanas de piedra imposibles en Arches National Park fruto del incesante del paso del tiempo, el viento y el agua sobre la débil roca. Aquí, la belleza del amanecer se torna algo casi mágico.

Amangiri, de la prestigiosa cadena Aman, ha sido diseñado para mimetizarse con los rojos del desierto. Un exclusivo hotel que, en caso de no querer cambiar de alojamiento durante el viaje, puedes convertir en tu base perfecta. Cerca de todo, en medio de la nada.

Un supervolcán 

Yellowstone & Grand Teton pertenecen al ecosistema intacto más extenso en la zona templada del norte de la Tierra, pero Yellowstone tiene la magia de un lugar único. Pone fin al desierto que habréis atravesado durante días y abre las puertas a un nuevo escenario lleno de vida y de color totalmente contrapuesto.

Hogar de cientos de especies –algunas en extinción– es el supervolcán más grande del continente. Aunque no hay de qué preocuparse, el volcán está inactivo desde hace más de 2.000 millones de años. Eso sí, su antigua actividad bajo tierra da vida a los géiseres de la zona y las fuentes hidrotermales, que son la mitad existente en todo el globo.

Visitar Old Faithful, el géiser más famoso del mundo, es vista obligada. Una escupidera de agua ardiente tan puntual como un reloj –cada 90 minutos– que puede alcanzar hasta los 75 metros de altura.

Grand Teton es otro de los grandes atractivos en el estado de Wyoming. 4.000 metros de altura desde el primer valle hasta la cordillera más alta –perteneciente a las famosas Rocky Mountains-. Una visita ideal para los amantes del senderismo o la pesca en un escenario distinto al que habréis disfrutado todo el viaje. En Wyoming vuelve el verde de los árboles y el azul de los lagos. Dos parques vecinos –deberás cruzar uno u otro para llegar al siguiente– donde la infinidad de rutas y actividades por hacer solo tienes una obligatoria.

En esta ocasión recomendamos Amangani, un hotel donde contemplar las llanuras del valle del río Snake bajo el espíritu del viejo oeste. Un retiro al aire libre en un escenario inmejorable.

    Rellena el formulario para recibir más información sin compromiso