América Central, Calma y paz, Escapadas, Grandes Viajes, Lunas de miel, Paraísos, Pasión por la naturaleza

Cómo disfrutar del paraíso; los secretos de Riviera Maya

Caribe con un toque mexicano. Cocoteros, temperaturas mínimas de 24 grados, sol todo el año y, además, tacos, tequila y una cultura con muchos secretos por descubrir que pervive en todo su territorio. Hace tiempo que la Riviera Maya dejó de ser un destino de ‘todo incluido’ y esconde entre sus playas y su buen clima, uno de los mejores destinos para disfrutar de la apasionante cultura maya en un escenario incomparable.

Desde Bestours Viajes, os traemos dos de los secretos de este destino y las mejores recomendaciones para que podáis disfrutar de un lugar mágico.

2.000 años de legado

Los mayas vivieron en el paraíso –y lo construyeron– durante más de 2.000 años en los que extendieron su cultura desde México pasando por El Salvador, Belice, Guatemala hasta Honduras. Un período tan prolongado de tiempo –y también próspero– que nos dejó maravillas como las famosas pirámides de Chichén Itzá, El Castillo o El Adivino. Estas son las principales atracciones –y más famosas– de un destino que además cuenta con otros 200 yacimientos arqueológicos. Pero no todo son ruinas y playas. La Riviera Maya esconde entre sus bosques los lugares más sagrados para los mayas y una aventura distinta cada día. Conocer los secretos de las civilizaciones más antiguas de la historia no es tarea fácil, pero su respeto y admiración por la naturaleza te permitirán ver y sentir desde su perspectiva.

De entre todas las posibilidades que ofrece Riviera Maya, existen dos paraísos distintos al resto que harán que te enamores de México: Tulum y Holbox.

Tulum, única en su especie

Cumplió con todos los patrones mayas, pero fue la única ciudad de esta civilización edificada junto al mar y la brisa marina. En la mayoría de casos, aporta modernidad, innovación y un ambiente distintivo. Apodada por los mayas como Zamá –”amanecer”– Tulum ha conservado los rasgos de sus antepasados. Su cultura y su forma de entender la vida se traducen en lo que hoy es una de las ciudades más auténticas de México.

Tulum cuenta con una oferta turística elegante y de calidad que basa su oferta en hoteles que son el reflejo de la naturaleza que los rodea. De entre todas las tonalidades verdes que visten el interior –combinado con los blancos de la arena de la playa– hay una visita obligatoria: los cenotes.

El dramaturgo Henrik Ibsen dijo una vez: “una imagen vale más que mil palabras”.  Una cita que podría perfectamente pertenecer a la civilización maya. Cualquier director de teatro hubiera soñado con un atrezzo como el que tiene Tulum en cada uno de sus cenotes. Lugares de remanso y paz que desprenden una magia única y que en su día fueron lugares sagrados para los mayas. Hoy en día son uno de los tesoros protegidos de México. Se calcula que hay más de 8.000 por todo el país y en Tulum se encuentran algunos de los más famosos como el Gran Cenote, el Aktún-Há o Sac Actún.  Lugares sagrados para sacrificios y veneraciones que ahora son el hogar de una biodiversidad única en el planeta. Lugares tan peculiares y mágicos –hay de muchos tipos– que contagian de su belleza a todo un territorio.

La gastronomía es otro de los puntos fuertes de la zona, así como su oferta nocturna. Lo que de día son cabañas, de noche se transforman en luces tenues y locales ambientados con música en directo. Un estilo que también se traduce en sus hoteles.

Tulum es la ciudad más moderna y sostenible de México. Apuesta por un turismo ecológico para mantener la herencia que le dejaron los mayas. Para ello recomendamos dos hoteles que conviven con su entorno sin perder el detalle por el lujo y el confort.

BeTulum es un exclusivo hotel a los ojos del mar y a la sombra de la selva tropical. Dos escenarios dispares a escasos metros de distancia donde puedes disfrutar de la tranquilidad que respiran sus 65 suites exclusivas, todas tematizadas en los cuatro elementos naturales –aire, fuego, tierra y aire– para que puedas acomodarte a tu gusto.

Una propuesta ecológica que también ofrece Nomade Tulum. Ubicado en el punto más sureño de la Riviera Maya sus habitaciones hacen frontera con la selva del Yucatán y la reserva de la biosfera de Sian Ka’an. Habitaciones que invitan a respirar la paz de la naturaleza y respetan la integridad del ambiente que las rodea.

Holbox: la mejor isla de México

42 kilómetros de largo y dos de ancho de auténtico paraíso. Un paraíso de arena blanca y aguas turquesas que ha cautivado al mundo entero por su calidad en el hospedaje y su estilo distintivo del resto de islas del Caribe.

Sin coches, sin carreteras asfaltadas, sin edificios altos y con la naturaleza dando color a cada rincón de la isla, el ambiente de Holbox es único. Los alojamientos, todos hoteles boutique, son la apuesta local para atraer al ecoturismo.

Es el lugar donde disfrutar de algunos fenómenos naturales únicos y que dan la fama a la isla. De entre la infinidad de propuestas que ofrece Holbox, la bioluminiscencia marina es una de ellas. Un fenómeno que ocurre en contados lugares de la Tierra y que se da en las aguas de la isla.

Luciérnagas que iluminan el mismo mar en el que también puedes nadar con tiburones ballena, mientras que en sus aguas interiores puedes observar a los flamencos rosas y los cocodrilos, los grandes temidos de la isla.

Nuestra propuesta para disfrutar del Holbox más auténtico es Nomade Holbox, un pequeño templo de 30 habitaciones donde el agua es el principal elemento del decorado de un complejo que te sumerge en el escenario para hacerte formar parte de este, desde suites a pie de playa a habitaciones casa árbol.

Dos destinos distintos, con un cometido en común; que te enamores de México.

 

    Rellena el formulario para recibir más información sin compromiso