Australia, Dinamismo y vitalidad, Grandes Viajes, Paraísos, Pasión por la naturaleza

Australia, todo un continente en las Antípodas

Con casi ocho millones de kilómetros cuadrados, Australia es por sí sola un continente. Una isla más grande que toda Europa o Estados Unidos y que cuenta con un ecosistema único. Tan grande y variada que permite disfrutar en un mismo destino experiencias tan distintas como todo su territorio.

Es la Tierra del Sur que James Cook descubrió a finales del siglo XVIII y que ahora puedes descubrir en tu viaje a medida sin perderte ni un ápice de toda su bellezaDesde Bestours Viajes te proponemos una ruta ideal para conocer en primera persona la tierra de los aborígenes que tras más de 60.000 años de historia todavía mantiene el misterio de un territorio que fue desconocido para el mundo durante siglos.

Australia es un país del primer mundo, pero ha conseguido mantener intacta su esencia. Playas, desiertos, bosques tropicales, montañas y ríos. Cuenta con una fauna autóctona única en el mundo. Un destino que permite visitar algunas de las ciudades más punteras del planeta y a la vez descubrir la diversidad de un territorio por explorar.

Reclamo de modernidad

Sidney, capital que no es capital pero que se ha erigido como la ciudad más importante del país o, al menos, la más conocida.

Una ciudad que tiene una calidad de vida extraordinaria y una arquitectura fuera de lo común. La Ópera de Sidney es visita obligatoria. Icono de la urbe a la que se suman otras atracciones como ​​el jardín botánico, el puerto o el Parque nacional Real. Todo enmarcado bajo un sello de identidad único: una ciudad cosmopolita donde conviven infinidad de etnias y religiones que te dan la oportunidad de visitar en el presente lo que será la ciudad del futuro.

Una urbe que enamora a sus millones de visitantes año tras año y que cuenta con una red de hoteles de lujo inmejorable. Si tu prioridad es disfrutar del Sidney más sofisticado, te recomendamos Park Hyatt Sidney. Un hotel gran lujo que se ha convertido en un alojamiento exclusivo entre la emblemática e icónica Ópera y el puente de la Bahía de Sidney.

Una elección infalible si buscas paz y calma. Dormir frente a las aguas de la bahía rodeado del lujo de más alto nivel de una firma conocida mundialmente.

Cautivados por su naturaleza 

Sidney es visita obligatoria, pero la aventura empieza a centenares de kilómetros lejos de la capital económica del país. Desde Bestours Viajes hemos elegido tres ubicaciones imprescindibles que harán que caigas a los pies de la grandeza de Australia.

Uluru para los aborígenes y mundialmente conocido como Ayers Rock, es tu primera parada. A 2.841 kilómetros de Sidney se levanta uno de los iconos de la isla. Un lugar sagrado para el pueblo indígena de Anangu y que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987.

De un rojo hechizante, Uluru no es una montaña, ni tampoco un volcán, sino una piedra. La piedra más grande del mundo. La traducción literal la define a la perfección: “roca aislada en el desierto”.

Su altura, de 348 metros obliga a estirar el cuello, pero lo que realmente te dejará desconcertado es su longitud. 9.4 kilómetros de pura piedra abandonada en el medio de la nada. Un fenómeno natural tan extraño que solo mejora dado el escenario que le acompaña. En medio del desierto, la contaminación lumínica brilla por su ausencia. Sin ruidos, ni distracciones puedes observar un cielo único de noche bajo un silencio sepulcral. La vía láctea se abre ante ti, así como las nubes de la constelación de Magallanes o la Cruz del Sur.

Unas vistas de otra galaxia que puedes contemplar también desde tu habitación. Para adentrarte y sentir el lugar como nunca antes, Longitude 131 es el lugar indicado. Su excepcional ubicación lo ha convertido en el campamento de lujo más famoso de Australia. Escondido entre las dunas de óxido rojo del Desierto Central, y con tan solo 15 tiendas de campaña, puedes disfrutar de un tesoro con el que los aborígenes se han deleitado durante siglos.

Viaje al pasado

Si crees que lo has visto todo, el norte de la Isla te espera para sorprenderte con el Parque nacional Kakadu. También Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una de las mayores reservas del planeta de uranio y un lugar único en el mundo. Tierra de los aborígenes, su historia se remonta a más de 40.000 años de historia.

Un lugar donde el hombre ha habitado sin interrupción y en el que ha dejado marcado el paso del tiempo. Por toda su extensión, contiene una de las mayores reservas arqueológicas y etnológicas del planeta. Es el lugar donde nuestros antepasados narraron su historia, y consecuentemente, nuestra evolución. Pinturas rupestres que harán cuestionarte tu existencia mientras otro de los habitantes más antiguos de la Tierra te observa: los cocodrilos. Dueños y señores de un lugar que habitan desde la época de los dinosaurios.

Una visita que no dejará de sorprenderte por la infinidad de aves y otras especies que habitan este lugar sagrado y con las que puedes convivir en Bamurru Plains. Con tan solo diez tiendas disponibles, este lujoso hotel está construido entre los arbustos que bordean las llanuras. Ofreciendo a sus huéspedes unas vistas únicas de la naturaleza que les rodea. Un verdadero lujo.

 

A contrarreloj

Es, sin duda, la mayor atracción de toda la isla. La Gran Barrera de Coral. Al nordeste del país, se extiende a lo largo de 2.600 kilómetros el mayor arrecife de coral del mundo. 2000 arrecifes y casi 1000 islas conforman el diamante en bruto de la isla.

Hogar de más de 1.800 especies distintas de peces, entre ellas 150 de tiburones, más de 400 corales y 5.000 tipos de moluscos. Una diversidad biológica irrepetible en el mundo –el 10% de las especies marinas viven allí– que te cautivará entre sus aguas cristalinas. El destino favorito de todo amante del submarinismo.

Aun si no eres de los que les apasiona el agua –aunque es difícil resistirse a un escenario tan imponente como ese– existen infinidad de actividades para que puedas deleitarte de la magnitud del lugar.

Todo un espectáculo obra de la naturaleza que vive a contrarreloj. La Gran Barrera de Coral es uno de los lugares más amenazados del planeta por el cambio climático por lo que durante su visita se exige que se respete al máximo su biodiversidad.

En Lizard Island, hotel que recomendamos desde Bestours Viajes, tendrás el mar a los pies de tu cama y la barrera de coral como acompañante. Una sensación de aislamiento total que han conseguido gracias a su excepcional ubicación. Tan privilegiada que este hotel ha desarrollado nuevas técnicas para evitar la contaminación del lugar a través del reciclaje, así como su compromiso por proteger y nutrir el ecosistema del lugar.

Australia, el viaje al continente que queda por descubrir.

 

 

    Rellena el formulario para recibir más información sin compromiso