Azores, el archipiélago más seguro y sostenible de mundo

Autor Bestours

El Atlántico esconde un archipiélago portugués donde, en tan solo 24 horas, se pueden vivir las cuatro estaciones del año. Caos y armonía, ahí reside el encanto de las Azores, un pequeño paraíso formado por  9 islas que solo pueden disfrutarse de una forma: abandonándose a merced de su explosiva naturaleza.

Todo es intensamente azul e inmensamente verde aquí, en el archipiélago portugués es el único del mundo con un certificado de destino turístico sostenible. Esta distinción solamente la tienen 13 regiones en todo el planeta. El premio fue otorgado por el Consejo Global de Turismo Sostenible (GSTC).

La auditoría fue realizada por el grupo de certificación y asesoría para viajes y turismo, EarthCheck, que visitó tres islas del archipiélago, una de cada grupo: São Miguel (grupo oriental), Terceira (grupo central) y Flores (oeste). Se evaluaron un conjunto de parámetros, tales como conservación de energía, agua, emisiones de gases de efecto invernadero, calidad del aire, contaminación acústica y lumínica, gestión de ecosistemas, transporte y gestión cultural y social.

Aterrizamos sobre un enorme tapiz verde… ¡Bienvenidos a las Azores!

De este a oeste, las ínsulas han sido bautizadas como Santa María, São Miguel, Terceira, Graciosa, São Jorge, Pico, Faial, Flores y Corvo. En todas ellas se siente el calor que emana el centro de la Tierra, el frescor de un océano que acaricia con intensidad sus abruptas costas y ese aura enigmática propia de los lugares remotos.

Santa María:

En la isla de Santa María, cuya formación es la más antigua del archipiélago de Azores y está clasificada como paleoparque, con el depósito fósil a cielo abierto más grande del Atlántico Norte, aún se conservan vestigios de la historia del Descubrimiento. Entre ellos, la iglesia donde Cristóbal Colón fue a misa después de su viaje. También hay paisajes naturales tan únicos como el desierto rojo de Barreiro de Faneca, un lugar protegido de gran interés geológico y extrema belleza.

São Miguel:

São Miguel, la isla más grande de todo el archipiélago con unos 62 kilómetros de longitud, reúne la mitad de la población del archipiélago, está el lago das Sete ciudades (el lago de las Siete Ciudades). Según la leyenda, los lagos Verde y Azul se llenaron con las lágrimas derramadas del amor prohibido de un pastor y una princesa, en sendos cráteres dormidos. Su mejor panorámica se obtiene desde el mirador de Vista do Rei. En la isla se pueden visitar, además, varios jardines del siglo XIX, el pintoresco pueblo de pescadores de Ribeira Quente y Ponta da Ferraria, un balneario de aguas calientes, usado desde el siglo XV.

Terceira:

En la ciudad de Angra do Heroísmo, en la isla de Terceira, los recuerdos de las gestas navales portuguesas salen a la vista en cada ricón. Tanto en la superficie, en el Museu de Angra do Heroísmo, que recoge la historia del archipiélago y exhibe piezas de artesanía, arte y etnografía en el antiguo convento de San Francisco (s.XVII), como en las mismísimas profundidades marinas, en el Parque Arqueológico Subaquático da Baía de Angra do Heroísmo, donde se puede ver a Lidador, un transatlántico brasiñeño que naufragó en estas aguas en el siglo XIX .

Graciosa:

Acantilados vertiginosos, molinos de cúpulas rojas e influencia flamenca y volcanes negros y adormecidos son los principales protagonistas de Graciosa, la segunda isla más pequeña del archipiélago (con 10×7 km). Declarada Reserva de la Biosfera, tiene solo un municipio: Santa Cruz da Graciosa, con su pintoresca arquitectura popular. Según sus habitantes, el faro de Ponta da Barca es el más alto del archipiélago.

São Jorge:

Las fajãs (esas zonas planas de delta lávico o detríticas al pie del acantilado) son un elemento habitual del paisaje de Azores, y más, concretamente, del de la isla de São Jorge, donde hay un total de 74. Casi todas ellas están en la costa de Georgia (al norte). Muchas son fértiles huertas donde se cultivan algunos de los productos típicos del archipiélago y se han convertido en uno de sus principales atractivos turísticos. De enorme belleza, la Fajã dos Cubres, con su lago cristalino, es una de las más espectaculares y uno de los enclaves naturales más emblemáticos de todo Portugal.

Pico:

45 kilómetros de longitud, 15 de ancho, una cima de 2.351 m (la montaña de Pico), que representa el techo de todo Portugal, y alrededor de 15.000 habitantes son los números que definen la isla de Pico, la segunda más grande del archipiélago. La industria ballenera y la producción de vino han sido sus dos principales actividades económicas históricamente. Hoy en día son también dos de los grandes atractivos para los viajeros. 4- Vista aérea de la Isla de Pico, Azores

Faial:

En Faial, el corazón del Atlántico, se encuentra la famosa e histórica marina de Horta es un importante puerto recreativo: parada de yates que cruzan el Atlántico y el escenario de numerosas regatas. Muy cerca se conserva el curioso Peter Café Sports, que ha sido el lugar de encuentro de marineros y navegantes de todo tipo, desde que se abrió hace más de un siglo. Si te gusta el windsurf, la bahía de Horta es un perfecto lugar para dar tus primeros pasos.

Flores:

En la más occidental de las Azores, Flores, se encuentran los Siete Lagos, unas preciosas lagunas que se han formado dentro de los antiguos cráteres de volcanes que originaron la isla. Reciben sus nombres por sus colores y formas: Lagoa Branca, Lagoa Rasa, Lagoa da Lomba, Lagoa Funda e Lagoa Seca. Dos de ellos, Lagoa Negra (laguna negra, llamada así por el color de sus aguas, con una profundidad de más de 100 metros) y Lagoa Comprida, están juntos y rodeados de un bosque de laurisilva.

Corvo:

La única carretera asfaltada de la más pequeña de las Azores conduce a Caldeirão, el cráter del volcán que le dio origen a la isla. Desde el miradouro de Caldeirão se puede observar sus enormes dimensiones: 2,3 km de circunferencia y 300 metros de profundidad. Donde caben, incluso, un par de lagos (en los que, según la leyenda, se reflejan todas las islas del archipiélago). Hoy está cubierto de hierba, y en él pastan algunas vacas y caballos salvajes. Es, sin duda, el principal escenario de la isla, con multitud de posibilidades: desde rutas a pie a paracaidismo.

Nuestros alojamientos preferidos en las Azores.

Santa Barbara Eco Resort

Santa Barbara Eco Resort no es solo otro hotel de en sueño, nace del deseo de su creador de transmitir sus mismas pasiones por la naturaleza, el mar, y sobretodo por las misteriosas aguas azules del Atlántico, pastos verdes místicos y montañas boscosas de Ribeira Grande.

Un eco resort construido desde cero, y en perfecta simbiosis con la ecología costera, el complejo turístico ecológico está perfectamente integrado en su entorno. Su arquitectura, los materiales  utilizados  y el enmarcado del paisaje, fueron las tres principales preocupaciones del proyecto sostenible.

El diseño arquitectónico del complejo y la selección de materiales fueron seleccionados para mezclarse armoniosamente con el entorno natural. La arquitectura minimalista se ajustó a la morfología de la tierra, con el fin de minimizar su impacto en el paisaje natural.

Santa Bárbara ha implementado varias medidas para reducir la eficiencia energética de sus edificios/procesos, como por ejemplo, tener los exteriores de los edificios recubiertos con materiales (corcho y madera de criptomeria) que permiten el aislamiento térmico.

Este precioso eco hotel ofrece un total de 14 estudios, 7 villas de un dormitorio y 9 villas de dos dormitorios. ¡Una auténtica joya natural!

White Hotel

Vive la isla de Sao Miguel de la mejor manera, ¡alojándote en este espectacular hotel! Con tan sólo 9 suites (de entre 27m2 y 38m2) y 2 Villas (de entre 42m2 y 400m2), todas las opciones de alojamiento del White Hotel ofrecen vistas al mar una zona de cocina totalmente equipada.

La villa La Maison es la única opción de alojamiento que no tiene vistas al mar pero te aseguramos que es la reina de la corona. Espaciosa y reservada, se encuentra a 50 metros de l edificio central y cuenta con 400m2, 4 habitaciones, piscina, campo de croquet, parque infantil… ¡Es el espacio ideal para familias y grupo de amigos que buscan un lugar único en las Azores.

Además, su abanico de experiencias va desde la tierra al mar, para disfrutar de todo lo que esta isla tiene para ofrecerte. Aventura, naturaleza, descubrimiento…

¿Te gusta sentirte como pez en el agua? Las Azores son un lugar privilegiado para el avistamiento de ballenas, delfines y la vida salvaje submarina. Es considerado uno de los mejores lugares del mundo para hacer actividades como buceo, submarinismo, surf, viaje en barco para  avistamiento de ballenas, baño con delfines… Por tierra, recorre cada rincón con las mejores rutas de senderismo donde contemplarás algunos de los paisajes más bonitos del mundo.

 

Compartir
X

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies , pinche el enlace para mayor información.