San Petersburgo o un museo al aire libre

Autor Christian Baquero

Cuando el zar Pedro el Grande fundó San Petersburgo no sólo nació una ciudad, sino también la ciudad más europea de Rusia. A partir de entonces se convirtió en capital del Imperio ruso durante más de dos siglos. Una capital moderna diseñada, construida y decorada íntegramente por los mejores arquitectos e ingenieros europeos de la época. Eso explica que sea una de las ciudades más bonitas del mundo, a la cual se ha llegado a denominar un “museo al aire libre”.

El pasado mes de Abril unos cuantos compañeros de la agencia viajamos a San Petersburgo y he de decir que me sorprendió por su belleza, pero también porque uno no espera que esta majestuosa ciudad, cargada de historia, tradición y cultura sólo tenga 300 años de vida.

Sin lugar a dudas la mejor forma de conocerla y descubrirla es paseando por sus grandes avenidas rodeadas de famosos museos, palacios, hermosos parques y magníficos monumentos…

Los monumentos emblemáticos son espectaculares por su tamaño y decoración, destacando la Catedral de San Isaac, la Iglesia de San Salvador sobre la Sangre Derramada y, para los amantes de los museos, el Hermitage, que posee una colección de miles de obras donde podemos apreciar a los mejores artistas de la historia, desde Da Vinci hasta Velázquez.

shutterstock_109813364

En el centro de la ciudad se pueden visitar numerosos palacios, pero hay dos que son dignos de destacar: el Palacio Yusupov, donde asesinaron a Rasputín, y el palacio que alberga al Museo Fabergé, donde se pueden ver los famosos huevos Fabergé recuperados hasta el momento.

La Fortaleza, donde nació la ciudad, es otra visita ineludible tanto por la historia de los zares que allí están enterrados como por la bella panorámica que nos regala de San Petersburgo mientras paseamos por la orilla del río Neva. Si hace buen día recomiendo comer en el restaurante “Koriushka”, que ofrece cocina de vanguardia con grandes vistas.

Con una situación inmejorable, delante de la Catedral de San Isaac, encontramos tres de los mejores hoteles de la ciudad: el reconocido Astoria, de la cadena Rocco Forte, situado en un edificio histórico donde se han alojado destacadas personalidades y que combina una estructura clásica con habitaciones modernas.

El W es el hotel más moderno e innovador de la ciudad, con una terraza chill out que hace las delicias de las noches veraniegas de San Petersburgo. Por último, el Four Seasons Lion Palace tiene unas fantásticas habitaciones, con un servicio exquisito y una selección gastronómica envidiable.

Publicación1

Visitas obligadas a las afueras de la ciudad son el palacio de Pushkin, con su famoso salón Ambar, y el palacio de Peterhoff, famoso por sus preciosos jardines que le han valido el nombre del “Versalles ruso”, y que ofrece su máximo esplendor en primavera y verano.

En definitiva, San Petersburgo no te deja indiferente. Es una ciudad joven y bella, con historia y cultura, que nadie se debería perder.

Compartir
X

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies , pinche el enlace para mayor información.