En primera persona: Bali, mucho más que olas

Autor Bestours

Dejadme que me presente primero, mi nombre es Laura y formo parte del departamento de Marketing de Grupo Bestours.

Retrocedamos al pasado 18 de julio. Viernes por la tarde. Con los nervios a flor de piel, (sí, aún me sigue poniendo nerviosa emprender un viaje), recojo las cosas, dejo mi espacio de trabajo, salgo por la puerta de Bestours  y me dispongo a vivir la gran aventura del año.

Bali, la isla de los dioses, así la llaman. Con este título en la cabeza, las expectativas estaban por las nubes. Tantas historias, tantas fotografías… Ahora de vuelta, es recordarlo y una inmensa sonrisa se dibuja en mi rostro recordando todos los buenos momentos vividos durante mis vacaciones en Bali.

¡Empieza el viaje!

Ubud

La experiencia hasta llegar a Denpasar fue extraordinaria. Mi elección fue volar con Qatar, y tanto la experiencia en el aeropuerto de Doha como los servicios recibidos en el trayecto, fueron excelentes.

Ya en Denpasar, me dirijo a la localidad de Ubud, mi punto de partida. Sentada en mi transfer, no puedo dejar de contemplar por la ventana (cual niña pequeña) el bonito paisaje que se iba sucediendo. Vegetación a lado y lado, bonitos templos a cada paso, el azul del cielo, los puestos de comida callejeros, motos transportando familias enteras… todo absolutamente todo, me parecía hermoso.

Ubud es color verde, son palmeras, son árboles, son arrozales interminables. Perderse por este lugar es como pasear por una postal. Mires a donde mires, todo te parece sacado de una película. Sólo quieres parar a cada rato, sacar la cámara de fotos y retratar ese lugar que parece que se te escapa de las manos. No quieres olvidar absolutamente nada.

Déjate perder por sus calles principales como Jalan Raya, Jalan Goutama, Jalan Dewi, pasea por el centro de Uud y déjate enamorar por sus tiendas de ropa y mercados artesanales, disfruta de un delicioso café, helado o smoothie natural en alguno de sus locales más chic. A media tarde, siéntate en una de sus múltiples terrazas y disfruta de un cóctel contemplando el ir y venir de la vida que se va desplegando ante ti. Visita las famosas terrazas de arrozales de Tegalalang y para a comer en uno de sus locales y disfruta de un delicioso Gado Gado o Mie Goreng (platos típicos del país), mientras te das cuenta de que desde esa perspectiva, las terrazas que acabas de visitar parecen pintadas en acuarela.

Foto: Tegalalang ricefields

Canggu

Sin duda, mi lugar preferido en Bali. Un pequeño Byron Bay australiano. Una burbuja de ensueño. La meca de la gastronomía asiática y australiana. Coge papel y lápiz y prepara una lista de todos los locales chic del lugar, y no repitas para no perderte ni una experiencia gastronómica.

Canggu se divide en los dos lados del shortcut («atajo» en inglés). Un diminuto camino rodeado de arrozales por el que debes pasar sí o sí para disfrutar de todos los lugares imperdibles del Canggu. ¡Prueba de cruzarlo en las horas punta donde el tráfico se hace con las calles de Canggu! Es toda una experiencia religiosa.

A un lado del shortcut se encuentra la calle principal Pantai Berawa que te lleva hasta la playa. Una calle repleta de restaurantes, bares y cafeterías donde volverte loco con sus platos. Tan deliciosos y llamativos que da pena hasta comérselos. Deleita tu paladar en el restaurante Nüde  y sus ensaladas, en Milu by Nook para disfrutar de una cena con vistas a los arrozales o en Finns Beach Club a los pies de la playa de Canggu. Para los amantes del café, una visita obligada es Cinta Café. ¡Y no te olvides de contemplar el bonito atardecer rodeado de gente local en la playa de Berawa!

Foto: Milu By Nook

Al otro lado del shortcut, los surfistas dejan sus tablas para vivir la noche balinesa. En su calle principal, Pantai Batu Bolong, repleta de bares, cafeterías, tiendas y restaurantes, que a simple vista parecen sólo eso, restaurantes, al finalizar las cenas se convierten en locales de fiesta.

Bares clandestinos que sus puertas son neveras, pistas de skate que se convierten en todo un espectáculo o beach clubs que nada tienen que ver con la imagen que recordabas de día. Un must ineludible en tu visita a Canggu es contemplar desde La Brisa (un beach club en la playa de Echo Beach), uno de los mejores atardeceres que hayas visto nunca. Por no hablar del lugar, hermoso a cada rincón, cada detalle…¡Maravilloso!

Foto: La Brisa Bali

Uluwatu

¡Bienvenido a la meca de los surfistas! Donde el mar cobra vida propia, creando formas de belleza inalcanzable. Paraíso de olas perfectas e interminables, a disposición de todos aquellos surcadores de olas que viajan desde cualquier parte del mundo para surfear algunas de las mejores olas del mundo.

Sus playas más conocidas, son las playas de Padang Padang en el centro de Uluwatu. Una perfecta combinación de arena blanca y agua cristalina para los amantes del relax y el bronceado, y bonitas olas para los amantes del deporte en el agua. La playa de Bingin Beach, mítica por excelencia. Surfistas en el agua y público contemplando desde sus múltiples terrazas en los acantilados, mientras degustan un pescado fresco a la brasa. ¡Deléitate con un mahi-mahi! El pescado local, simplemente delicioso.

Foto: Padang Padang Beach de Jonny Melon

Y si buscas una playa kilométrica donde perderte o no querer que te encuentren, tu lugar es la playa de Belangan.

Sin duda, Indonesia en general y Bali en particular, tiene mucho que ofrecer a todo tipo de viajero que va en busca de aquello que tanto anhela y necesita. Aquello que reserva e idealiza para sus vacaciones.

Hoteles recomendados: Six Senses Uluwatu, Belmond Jimabarán.

Compartir
X

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies , pinche el enlace para mayor información.